Cristóbal Romero Vargas

Mi andadura en el mundo literario comienza bastante pronto, ya de pequeño en el internado, con cinco o seis años, mi madre me compró mí primer libro, «Dos años de vacaciones» de Julio Verne, aquel libro me dejó una profunda huella, porque aparte de tener alguna que otra viñeta, me abrió todo un mundo desconocido para mí, el poder de juntar palabras y escribirlas para contar una historia y que luego al leerla se abriera en tu mente todo un mundo de sensaciones casi reales. Con el tiempo mi afición a la lectura no ha hecho más que crecer.

Comparte esta página