Antonia María Chico Lobato

Hija de un funcionario de Justicia y de una extraordinaria mujer que me dieron junto a dos hermanos una infancia feliz. Ellos me enseñaron en principios de educación y esfuerzo, además de la afición por la lectura. Elegí los estudios de Derecho y ese lugar lleno de profesores magníficos me proporcionó una carrera profesional que he desarrollado durante más de treinta años y más amigos que aún conservo. Mi éxito llegó a mediados de los 90 cuando mi expediente de reclamación llegó al Tribunal Supremo y consiguiendo causar jurisprudencia en Casación. Mi nombre estará ligado al derecho por siempre en la Enciclopedia Aranzadi y eso me llena de orgullo. En 2010, un nuevo giro de la Justicia, que no me satisfacía, me llevó a rodearme de libros y a escribir algunos artículos para la revista La Toga del Colegio de Abogados y a participar en Premios de Narrativa Jurídica que fueron publicados. Estos resultados me llevaron a escribir mi primera novela VELVUR, EL DRUIDA.

Comparte esta página