Marisa Arias/ enero 31, 2021/ reseña/ 0 comentarios

Os dejo parte de mis palabras que incluí en la reseña de este libro que hice ya algún tiempo. Más, en el enlace que incluyo.

Esto me transmitió nuestra Basílica de La Encarnación o también llamada La Manquita, cuando se ve con otros ojos después de leer esta novela https://citaenlaglorieta.blogspot.com/2019/08/resena-de-asesinato-en-la-catedral-de.html

“Estoy en la plaza del Obispo y me cuelo por su imponente reja de entrada que tengo enfrente. Subo sus escalones despacio y entro en un lugar especial.  Me siento protegida y estoy donde tengo que estar. Bajo la luz de sus velas, ando despacio mirando sin parpadear a un lado y a otro. Sus altos muros hacen que sea  este lugar impenetrable ante pensamientos impropios. De repente noto que me persigue la misteriosa mirada de las santas imágenes. Pero no tengo miedo. No estoy sola. Dirijo  mi vista a la bella y tímida luz a lo arco iris que se filtra por sus coloridas y altas vidrieras. Sus muros me dan un cobijo especial. Columnas salomónicas, cuadros de valiosa pintura, bóvedas, capillas y pasillos que  me rodean como la suave oscuridad. Sigo andando bajo el aroma a cirio encendido que me transporta a La Semana Santa. Delante DE MÍ la imponente Sillería del Coro me avisa de su presencia. Innumerable madera tallada de forma exuberante y perfecta para un resultado impactante. Pedro de Mena y su legado.
De repente suenan las campanas.
Es la Catedral de Málaga.”

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*